viernes, 31 de octubre de 2008

Un año sin café

Ayer hice un año sin café.
Después de muchos intentos, parece que voy por el buen camino. Al final tuve que optar por la abstinencia total.
El limitarlo al café de la mañana no funcionaba.
Tampoco dejarlo en medio café.
Ni en tomarlo sólo fuera de casa.
Ni los descafeinados.
Así que opté por dejar el café, derivados del café, todo lo que tenga cafeína, y también el té, incluyendo los descafeinados y desteinados, y también coca-colas y demás.
Para algunos no les parecerá nada del otro mundo, pero yo estoy muy contenta.
Para los que crean que no se puede desarrollar una adicción al café, decirles que no estoy de acuerdo porque la cafeína, como estimulante, en grandes cantidades, crea adicción.
Ahora ya llevo mejor cuando huelo a café, pero los primeros meses lo llevé realmente mal. Y en París este verano estuve a punto de recaer cuando se equivocaron y me trajeron un café con leche, pero al final alguien se encargó de alejar de mí esa tentación.
Ahora toca ir a por los siguientes años sin café.

2 comentarios:

Sr.5 dijo...

Waw! Y eso del cafe? Estabas enganchadisima?

Minafog dijo...

Pues sí, lo había intentado dejar mil veces sin éxito hasta ahora, que estoy muy contenta!!
Y sigo...